Albóndigas de atún rojo en tomate con patatas fritas

Esta receta de albóndigas de atún rojo acompañadas de patatas fritas es ideal para estas fechas de Semana Santa.

Ingredientes:

500 g de de atún rojo
harina para rebozar
1/4 vaso pan rallado
1 dl de salsa de pescado tipo asiático
2 ajos picados
2 huevos
perejil picado
1 cebolla picada
unos granos de pimienta recién molidos
1/2 vaso  de salsa de tomate puedes seguir nuestra receta
aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

No necesitaremos sal ya que utilizamos la salsa de pescado, pero podéis añadir sal al gusto.
Picamos la cebolla y la rehogamos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra a fuego lento. Pasados unos 3 minutos, picamos la carne del atún fresco rojo y lo agregamos a la sartén con la cebolla. Ahora agregamos el ajo picado.

Dejamos cocinar unos 5 minutos y apartamos en un bol. Ahora  agregamos los huevos batidos, el pan rallado y el perejil picado. Mezclamos bien y con la ayuda de una cuchara de postre hacemos bolitas con la mezcla de atún. Las pasamos por harina y las dejamos apartadas.

Mientras podemos ir preparando la salsa de tomate. Sigue nuestra receta. Una vez lista la salsa de tomate apartamos del fuego y dejamos reposar.

En una sartén vertemos abundante aceite de oliva virgen para freir. Cuando esté bien caliente freímos nuestras albóndigas de atún rojo.
Una vez doradas las albóndigas las introducimos en la salsa de tomate. Podemos acompañarlas de unas buenas patatas fritas.

Potaje de Berzas receta de vigilia linense

El Potaje de Brezas es una receta de La Línea de la Concepción muy típica de los viernes de Cuaresma.

Aunque no seas creyente viene muy bien adoptar esta tradición y así desintoxicarse un poco después de los excesos de invierno y preparar la operación bikini.

Para el Potaje de Berzas linense necesitamos

Ingredientes:

2 litros de agua
1 kilo de garbanzos castellanos
1 kilo de judías verdes que allí llaman habichuelas verdes
½ Kilo de pulpo congelado- previamente descongelado
2 zanahorias
2 tomates maduros escaldados- sigue nuestra recomendación para prepararlos aquí
1 pizca de pimentón de la vera
sal al gusto
aceite de oliva virgen extra
1 hoja de laurel

Elaboración:

Dejamos los garbanzos en remojo la noche anterior con un poco de sal para que no se encallen. Además sacamos del congelador los trozos de pulpo y guardamos en la nevera para que se vaya descongelando. A la mañana siguiente lavar los garbanzos y poner en una olla grande con agua fría a calentar. Una vez comience a hervir agregamos el pulpo, la hoja de laurel y sal al gusto.

Tapamos la olla y dejamos cocinar unos 50 minutos. Mientras tanto lavamos y cortamos las habichuelas verdes. Una vez cortadas las agregamos a la olla. Quitamos la piel a las zanahorias, lavamos, cortamos en trozos grandes y las añadimos a nuestro potaje.

Escaldamos los tomates y los cortamos en trozos.

Ponemos a calentar en una sartén las 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra cuando comience a calentar agregamos el pimentón e inmediatamente los tomates para que no se queme el pimentón. Dejamos cocinar unos 5 minutos y agregamos a la olla.

Dejamos cocinar hasta que los garbanzos y el pulpo estén tiernos.

Buñuelos de bacalao

Los buñuelos de bacalao son típicos en Portugal y se preparar sobre todo en Semana Santa.
A mí me encanta prepararlos ya que son buen sabrosos.
Ingredientes:
800 grs de bacalao salado
1 diente de ajo
2 cucharadas de harina
1 vasito de leche
2 huevos
2 cucharadas de perejil picado
pimienta
aceite de oliva virgen 
Elaboración:
En primer lugar desalar el bacalao durante 24 horas en un bol con agua fría cambiándole el agua 2 veces y dejándolo en la nevera. Una vez pasado ese tiempo, ponemos a cocer el bacalao hasta que empiece a espumar. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Una vez frío se limpia, se desmiga y se machaca en un mortero, hasta dejarlo hecho una pasta que se liga con aceite de oliva virgen extra, harina, leche , las yemas de huevo , el ajo picado, el perejil picado y la pimienta.
Una vez mezclado, se deja reposar en un lugar frío. Mientras el aceite se caliente en una sartén honda, batimos las claras de huevo a punto de nieve y mezclamos cuidadosamente con la masa anterior, incorporándolas suavemente y removiendo en la misma dirección de dentro hacia fuera. Cuando el aceite esté bien templado, no demasiado caliente, se van haciendo pequeñas bolitas que se fríen hasta que estén doradas. Se colocan a escurrir sobre papel absorbente y se sirven en una fuente acompañado de por ejemplo una piriñaca.