La Vid la Viña y su ciclo biológico

Cepas de Tempranillo de Bodegas Monroy

La vid es una planta fabulosa. Es una de las más bellas y crece en sitios que no podrían dedicarse a ningún otro cultivo. Con sus frutos se elabora la bebida más fascinante del mundo… el Vino. La vid es una planta trepadora con tronco retorcido, hojas alternas, flores verdosas en racimos y su fruto redondeado, llamado uva. Es originaria de Asía y se cultiva en todas la regiones templadas, dentro de este clima, puede soportar temperaturas de hasta 15ºC bajo cero y en verano 45ºC. Y en cuanto al agua puede variar de 200 litros a 1.500 litros anuales. El viñedo es el conjunto de su cultivo.

En cuanto al vino, hay pruebas arqueológicas de que el vino se elaborada en Asia Menor hace más de 4.000 años, pero no solo de la uva también de todo tipo de frutas como las manzanas…
El origen de sus variedades no se conoce con certeza. Para contar con un tipo de variedad de uva (Tempranillo, Malvar, Garnacha…) se necesita la pepita de la uva y el sarmiento de la planta madre que se injerta en otra vid con el mismo código genético. Con lo que las diferencias se derivan de las mutaciones.
El injerto no influye de forma decisiva al vino, pero hay que tener en cuenta que la vinífera no injertada vive cerca de los 100 años frente a la injertada que vive 50 ó 60 años y a mayor  edad de la cepa mayor calidad.
El crecimiento de la vid, al ser una planta trepadora siempre intentará crecer en tamaño, en vez de proporcionar mayor fruto. Para evitar el crecimiento excesivo se le aplica la poda. Tradicionalmente, en España se practicaba la “poda manchega ” que es dejar el tronco a ras del suelo; en la actualidad se realiza la poda según las necesidades de la vid.
cepa vieja de Bodegas Bernabeleva
Poda en vaso: se poda formando brazos y sobre ellos, de una forma redondeada forman pulgares calzados ( sobre madera del año anterior para que su fertilidad sea lo más completa posible)
Poda en Guyot: en España llamado en daga o espada. La planta está entre los 50 a 80 cm de altura con respecto al suelo. Sobre el tronco, a partir del tercer año  se realiza la poda que consisten en dejar pulgar con dos yemas. Sobre todo para cepas recolectadas mecánicamente o en las que se busque mayor fertilidad.
Poda sistema cordon royat: después del primer año en una cepa en la que se han formado dos brazos se aplica la poda en verde en mayo dejando en cada uno de los sarmientos las yemas orientadas a favor de la savia. En la poda de invierno, los 6 sarmientos que tiene se podarán a 2 yemas, consiguiendo con ello la formación de 6 pulgares que serán los portadores de la producción de ese año.
Poda en parral: Cuando las condiciones climáticas puedan contribuir al deterioro de la calidad de la uva.  La vid se ubica en soportes de 2 m de altura. 
El ciclo biológico anual de la vid comienza en primavera, cuando las temperaturas son más altas, entre marzo  y abril comienza la brotación que siguen hasta agosto. La preocupación del vinicultor es que estos brotes no se hielen. Mientras entre mayo y  junio comienza la floración  y con ésta comienza la fase reproductiva. De las flores que son polinizadas se forman los granos, las uvas, que se desarrollarán y maduran hasta la vendimia. Entre esta etapa y la vendimia deben transcurrir 100 días.
Las viñas se suelen arrancar entre los 30 y 50 años, porque aunque la calidad de su vino sea excepcional a esas edades, su rendimiento es bajo. En la actualidad existen bodegas españolas que están elaborando sus vinos con cepas que rondan los 90 años, su rendimiento es bajo pero la calidad de sus caldos es excepcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *