Partes en las que se divide la vid

Cepas de las Bodegas Tío Pepe

Vamos a hablar de cómo se divide las partes de la vid para comprender su desarrollo y crecimiento:

Cepa: incluye el conjunto de órganos que integran la planta de la vid. Se diferencia la zona subterránea donde se encuentran las raíces y la parte aérea que consta del tronco, sobre el que está la cabeza y sus brazos y pulgares renovados cada año. En periodo vegetativa se diferencian los pámpanos sobre los cuales están las hojas, los racimos y los zarcillos.

Morfología de una cepa

Sumidad: es la iniciación del desarrollo vegetativo; puntas de los órganos verdes- Se diferencia principalmente su color desde el verde hasta el granate, y la presencia o ausencia de pelos llamados “glabra”.
Porte de la planta
Porte erguido ángulo de 90º
Semierguido ángulo de 45º
Semirrastrero ángulo 25º
Rastrero con desarrollo horizontal

Los zarcillos:
Se tratan de la inflorescencias de racimos abortados que sirven como tentáculos de soporte a la vid, como planta trepadora.

Las hojas:
Están unidas al pámpano por el pecíolo y formadas por un ensanchamiento en lámina denominado “limbo”, se alimenta por 5 nervaduras principales.

Distintas hojas según variedad. Bodegas Castejón

Los pámpanos:
Cada año brotan en invierno las yemas,  luego aparece la sumidad, y  la prolongación de la misma llegando al pámpano que al final del ciclo se convierte en sarmiento. Esta formado por nudos, como portadores de las yemas de brotación para el siguiente año, y  entre nudo y nudo están los entrenudos que van desde el verde pálido hasta el verde granate intenso.

El  péndulo del racimo:
Es el “ cordon umbilical” del racimo con el pámpano

Racimo: Donde se encuentran los frutos de la vid. Puede tener varios tamaños, compacidad o separación entre frutos y distintas formas.

Uvas: Es el fruto de la vid, “Vitis vinifera”. En ella diferenciamos, el hollejo como parte exterior del fruto que está protegido por una capa cérea llamada pruina. En el se encuentran aromas y pigmentos. La baya de la uva, objeto de la vendimia está compuesta por piel u hollejo, pulpa y pepitas.

En el hollejo se encuentran los taninos tan importantes en enología, los pigmentos y gran parte de los aromas.

La pulpa contiene los jugos de la uva: agua, azúcares y ácidos.

Las pepitas, no tienen valor enológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *