StreetXo la versión low cost del cocinero David Muñoz

Hace unos días fuí con mi amiga Lara al StreetXo. Teníamos muchas ganas de ir y por cosas de la vida lo habíamos estado posponiendo.

El espacio Gourmet del Corte Inglés de Callao con su estupenda terraza que mira al mar de tejados de una de las zonas más emblemáticas de Madrid acoge a numerosos estilos de buena cocina. Uno de ellos es el StreetXo del sensacional cocinero madrileño David Muñoz que cuenta con 3 estrellas michelín y una creatividad inaudita y deliciosa. El precio ronda los 30 a 35€ que por la calidad de los platos merece la pena y es accesible a muchos bolsillos.

El StreetXo es la versión low cost de su cocina, donde comer es toda una experiencia de sabores en tu boca. Pero los demás sentidos también disfrutarán ya que los olores, ruidos de fogones y el  hipnotizante movimiento de los cocineros te envolverá. 

pad tahi versión paella. Cintas de arroz quemadas al wok, col china, carabineros, mejis de roza. Piel de tortilla


Tiene en su carta una fusión de sabores y tradiciones que invitan a probarlos todos. En cuanto al vino tiene poca variedad pero puedes comprar tu copa en la zona que tiene el corte inglés disponible con una buena selección de buenos vinos.

tataki a la brasa de pez mantequilla. barbacoa china ensalada de anisados y yuzu



El espacio quiere reflejar el típico puesto callejero donde paras a comer y a charlar. Cada plato está presentado con suma delicadeza en lo que  parece que fuese un papel de estraza y lo que más me gustó antes de probarlo es que el camarero te explica cómo lo han preparado y qué ingredientes han utilizado.

caballa a la brasa. yuzu-míso. bonito ahumado y cebolla encurtida

Dar el primer bocado resulta al paladar fresco y penetrante, es inevitable sonreir casi sin darte cuenta y exclamar ¡uhmmm! moviendo la cabeza afirmativamente.

bocata de calamares. Bizcocho de curry al josper. Emulsión de trufa fermentada y ketchup de tamaríllo

Me encanto el pez mantequilla estaba delicioso, la versión de paella con fideos, el bocata de calamares y la delicada caballa.  Nunca había comido algo así, tan grande, tan osado y tan equilibrado, algo capaz de hacerte sentir vivo. Sin duda repetiré con Lara nos encantó y nos lo pasamos genial.

ramen agripicante de pata negra, yema de corral y pimentón de la vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *