Viajar a Flandes desde Madrid

En el corazón de Europa se encuentra Flandes una ciudad que sabe a mar, a cerveza, a chocolate y a mundo de sabores al alcance de la mano.

Cuando hablamos de Flandes nos trasladamos a los canales de la bella ciudad de Brujas, a la Gran Plaza de Bruselas con sus magnificos bares repletos de cerveza, que te servirán en un vaso diferente según el tipo que sea,  nos acordamos la ciudad cultural de Gante, de la multicultural ciudad universitaria de Lovaina de la tradicional ciudad de  Malinas y de Amberes la ciudad cosmopolita.

En su gastronomía encontramos las típicas patatas fritas deliciosamente preparadas, productos del mar como los mejillones elaborados de mil y una maneras y de su espectacular chocolate. Pero no solo de esto viven los Flamencos, sino de una infinidad de platos suculentos como la carne estofada, las endivias, la anguila, los esparragos, las quisquillas, el conejo con ciruelas….En cuanto a los platos dulces tenemos los wafels, el arroz con leche, bombones, las speculaas de San Nicolás, y claro está la cerveza y la Ginebra.

Las ciudades de Flandes más populares son las que hemos mencionado antes:

Desde Bruselas puedes llegar fácil y rápidamente a cualquiera de ellas, gracias a los trenes rápidos.

Amberes es una ciudad donde los amantes del arte pueden disfrutar de lo lindo en el museo de arte contemporáneo, entre sus callejuelas renacentistas y disfrutar de su gastronomía y de sus bellos edificios.

La bucólica ciudad de Brujas podemos pasear por sus canales y disfrutar de sus telas de encajes de bolillos.

En Bruselas déjate seducir por sus tiendas de queso y de chocolate para después de la jornada relajarte en la Gran Place con una buena cerveza Belga. Y si eres amante de los cómic como Tintín, los Pitufos y Lucky Luke hay muchos murales de la ciudad con estos dibujos emblemáticos.

Gante ciudad de arte donde en la Catedral de San Bavón puedes disfrutar de importantes pinturas flamencas. Para después dejarte seducir por una copa de vino con ostras y terminar con una Ginebra bien servida.

Lovaina, considerada la hermana menor de Bruselas, ciudad de parques, plazas y universitarios. En donde se celebran festivales  de música muy interesantes como el de Beleuvenissen con jazz, country y flok.

Malinas, es una ciudad vital como las campanas de la catedral de San Romualdo. En cuanto a la gastronomía tiene un bonito mercado de verduras.

En Madrid podemos coger un avión y plantarnos en Bruselas que está a tiro de piedra para disfrutar de la diversidad de Flandes. Pero mientras viajamos podemos darnos una vuelta por el restaurante Atelier Belge y degustar toda su gastronomía. Nosotros lo hicimos de la mano de Ángeles Alonso-Misol, representante de la oficina de Turismo de Flandes y de Blog on Brands.



Entre la tradición y la vanguardia degustamos los suculentos platos todos regados con excelente cerveza Belga: Tripel Karmeliet (9º), Chimay Gran Reserva (10º) y Kasteel (11º)

Comentamos con el entrante de  Grisines con hummus casero y patatas chips al pimentón con unas botellitas de Cointreau con limón y Crema de mejillón con tomate y espuma de pimienta.

El delicado  bocado de Tortilla de patatas a la belga con bacon ahumado,

Los tradicionales Mejillones cocidos con tres salsas,

Pez raya a la mantequilla negra, puré de patatas y alcaparras, con una textura creativa y muy sabrosa.

Pintada rellena de pasas, orejones y nueces con coles de Bruselas.

Culminamos con un brownie de chocolate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *