Visita a las viñas de la Bodega Bernabeleva de San Martín de Valdeiglesias

       
Los viñedos de Bernabeleva en San Martín de Valdeiglesias están asentados a los pies del Cerro de Guisando, entre las Sierras de Gredos y Guadarrama.

Estas viñas rodeadas de bosques, reciben los vientos de la sierra que impregnan la pruina de las bayas de los olores del monte, dándole de un olor que luego es transmitido al aroma y sabor del vino. Los vinos de San Martín, eran muy apreciados ya en tiempos de Cervantes. Hoy en día, los amantes de los vinos de Madrid y de la literatura se sumergen en las aventuras del Capitán Alatriste.


 Los viñedos de la zona se han ido abandonando en los últimos años, pero hay algunos proyectos como el de la Bodega Bernabeleva, que están recuperando estos viejos viñedos de la Garnacha de Gredos.
La historia de Bernabeleva se remonta a 1923, cuando Vicente Álvarez-Villamil compró estos terrenos, junto al Arroyo del Tórtolas.

En 2006 los descendientes de Vicente, de la mano de Raúl Pérez y junto al enólogo Marc Isart, comenzaron a elaborar vinos en tinos de madera con uvas locales, casi exclusivamente la blanca albillo real, la garnacha tinta de Gredos, la moscatel de grano menudo y la uva autóctona morenillo. Obteniendo unos vinos frescos, que en palabras de Juan Díez, “acompañan a la comida”.
Trabajan con ilusión para potenciar la frescura de la garnacha, adelantando la vendimia, si es necesario, para evitar las tradicionales sobremaduraciones a las que se ha sometido esta uva.


Hace una semana tuvimos la suerte de visitarles. Su bodega es  completamente funcional, en la que tienen los depósitos y las barricas de madera. Sus 35 hectáreas de viñedo viejo están levantadas sobre suelos pardos de granito meteorizado conformando un paisaje privilegiado.

Los trabajos se realizan de forma tradicional, en muchos casos recuperando viñas mediante podas minuciosas, se precibe en todo momento el mimo que le ofrecen a cada cepa. En algunas parcelas debido a lo abrupto del terreno, utilizan mulas. Además se vinifica cada parcela por separado y a mano, utilizando cajas de 12 kg para que la uva no se aplaste, posteriormente se enfrían en camiones frigoríficos para favorecer la maceración prefermentativa y una extracción más lenta.



Todos los vinos de Bernabeleva se fermentan en madera, donde su tiempo de maceración es superior a 30 días en los vinos tintos. Además todos se crían en barricas de roble usado, para que la madera no marque el sabor de los vinos. Luego se dejan en botella el tiempo que necesite cada uno de ellos antes de sacarlos a la venta. Como resultado obtienen unos vinos frescos, con acidez, austeros y con ciertos matices minerales, que nos gustaron mucho.
 El vino por excelencia de esta bodega es “Navaherreros Tinto. Garnacha de Bernabeleva”. Es el resultado de una selección de uvas garnachas de distintas parcelas. Este proyecto está en constante evolución realizando pruebas para elaborar vinos con una uva delicada y de aromas frescos. 

Cantocuerdas”, hecho exclusivamente con Albillo, glicérico y complejo, con recuerdos de frutos secos.

Otra de las fincas es la del “Carril del Rey” llamado así porque el Rey Alfonso XI, en su libro de la Montería, comentaba que era un sitio privilegiado para la caza. Es de orientación Sur, rodeada por olivos, cuenta con cepas antiguas. El vino de esta finca es de aromas a frutas dulces.

Arroyo del Tórtolas” tiene una orientación Norte y está en una ladera alta. Al ser cepas viejas y pasar por el terreno un cauce subterráneo, la maduración es lenta pero muy completa y la vendimia de esta finca es la que más se adelanta. El vino de Arroyo Tortolas es el más fresco y directo de la bodega Bernabeleva.
Viña Bonita”, es el más mineral y al ser una de las primeras fincas que compró su bisabuelo le tienen gran cariño. Sus magnificas vistas de la Sierra, rodeada de encinas, la configura como un paraje bellísimo, no es de extrañar su nombre. El vino que se extrae de sus cepas recuerda a los grandes vinos franceses.



Después de recorrer la finca, Juan Diez nos ofreció una cata de algunos de sus vinos y pudimos comprobar in situ lo que acabábamos de contemplar, primero directamente de la barrica y luego de la botella.

En cuanto al Navaherreros Blanco de Bernabeleva, como todos los vinos de esta bodega, con muy buenas puntaciones de Robert Parker y en la Guía Peñín, es un vino elaborado con las variedades Albillo y Macabeo. Este vino tampoco se filtra ni se estabiliza. Es de un amarillo brillante, con ciertos toques de fruta madura y flores secas, con sabor potente y dulce que recuerda a los vinos del norte. Para maridar con mariscos, frutos secos, aves de corral.

Navaherreros Garnacha de Bernabeleva su buque insignia, del que se vinifican las parcelas por separado, es un vino tinto elaborado por uva Garnacha procedente de viñedos viejos. La vinificación de las parcelas se realiza en depósitos de madera, hormigón o acero inoxidable en función de las características de cada una las uvas. Es de un rojo cereza brillante, con aroma a tierra, mineral y hierbas silvestres, fácil de beber, balsámico, fresco y ligero. Para maridar con comida japonesa, percebes, solomillo de ternera.
Bernabeleva Garnacha de Viña Bonita: Es un vino de cepas 100% garnacha que rondan los 90 años y que dejan envejecer en barrica de roble francés 13 meses. Su color brillante cereza con ribete anaranjado, tiene aromas a monte y minerales. En boca  es muy expresivo, sabor potente a fruta madura. No es de extrañar que le tenga tanto cariño a este viñedo. Para maridar con mariscos, pescados como el rodaballo, carnes poco hechas,  guisos de carne, quesos curados, platos con legumbres que en su elaboración no lleven morcilla ya que el ahumado de dicha hace que no se perciban los aromas de su crianza.
Pero la mejor manera de entender sus vinos es a través de un recorrido por la finca que os recomendamos 100% a 45 minutos de Madrid. Aquí podéis encontrar más información para visitar la bodega de Bernabeleva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *