Casa Florencio en Aranda del Duero

Hace más de 20 años que en cuanto nos surte la ocasión nos vamos a Aranda del Duero en Burgos a comer Lechazo. 

La primera vez que fuimos, fue con el colegio mi hermano y yo, nos llevaron un día de frío donde caía agua nieve de visita cultural. Nos dieron una vuelta por la ciudad y nos enseñaron su iglesia. Estábamos admirando -si se puede decir eso ya que las pestañas se llenaban de agua helada- el río cuando de pronto escuchó al director del Colegio decir: os quiero ver aquí a las 4 de la tarde para coger el autobús de vuelta. 
Mis compañeros comenzaron alejarse pero yo me retrasé y pude oír al director decir a los demás profesores: ” Bueno y ahora nos vamos a tomar un corderito que quita er sentío” como buen andaluz ( era de Antequera).
Se me quedaron los ojos como platos y lo que se me vino a la mente fue decir ” y yo con un mísero bocadillo de tortilla frío” con esta helada que está cayendo.
En fin anécdotas a parte. El Asador Casa Florencio es un restaurante estupendo donde comer cordero. Se encuentra en una de las calles principales de la ciudad. Calle islilla 14. 
Hace unos años han cambiado la entrada donde vendían productos de la zona por una estancia de bar que está hasta los topes y con demasiado bullició. 
El salón de comidas es acogedor, el servicio de camareros atiende bien. En cuanto al lechazo extraordinario. 
Tiene varios menús de diferentes precios que rondan los 35 a 50 euros. 
De entrantes una morcilla de Burgos y una sopa de ajo.
Yo os recomiendo también el lechazo, según las personas será entero o medio, y una ensalada con vino de la tierra. 
Si eliges el menú creo recordar que no te dan uno de la casa que es un Ribera del Duero.
De postre, no te pierdas el hojaldre con crema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *