Knish rellenos de queso azul y puerro

El Knish es una masa horneada muy típica en los días de frío de Nueva York. Proviene del Este de Europa. El clásico es tan solo con puré de patatas pero existen múltiples rellenos. Normalmente se rellena con puré de patatas, carne, cebolla y  chucrut, también los hay de puré con  hígado de ternera, otros los rellenan de queso azul y espinacas…. Suele ser muy consistente por lo que es ideal para compartir con tu refresco favorito a la hora del aperitivo.

Hemos utilizado en esta receta callejera neoyorquina el delicado queso azul de Castello de Arla pues le da un toque muy especial al Knish.

Ingredientes:

2 tazas de harina
1 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de sal
2 huevos
2 cucharadas de agua
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 tazas de puerros finamente picado
sal y pimienta al gusto

1 taza de puré de patatas
3 cuchardas de queso azul de calidad como el castello de Arla
1 huevo batido con una cucharadita de agua, para batir
orégano para decorar

Elaboración:

Mezclar la harina, la levadura y la sal en un recipiente grande. Hacer un hueco en el centro de la harina parecido a un volcán para poder incorporar los huevos, 2 cucharadas de agua y 1 de aceite de oliva.
Mezclamos todo muy bien hasta que tengamos una masa homogénea.

Amasamos la masa y colocamos en una recipiente untado en aceite de oliva. Tapamos con un trapo y dejamos reposar durante 1 hora.

Precalentamos el horno a 180ºC

En una sartén, rehogamos los puerros con una cucharada de aceite de oliva hasta que se reblandezcan. Salpimentamos y retiramos del fuego. Agregamos el delicado queso azul y mezclamos, ahora agregamos el puré y removemos bien hasta conseguir una crema homogénea.

En una mesa lisa a la que hemos espolvoreado harina trabajamos la masa. Hacemos pequeñas bolas del tamaño un poco más pequeña que una pelota de tenis y haremos un volcán en el medio de cada una. Salen unas 8 bolas. Ahora las rellenamos con ayuda de una cuchara cada bola con nuestra mezcla de puré, puerro y queso azul. Después cerramos con los dedos nuestro Knish de queso azul y puerro, creando una especie de paquete.

Colocamos cada bola en una bandeja para horno y pintamos la superficie con el huevo batido. Horneamos durante 40 minutos y espolvoreamos para decorarlos con orégano.

Listos para compartir con amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *