Visita a los viñedos de la Bodega Casa Monroy de DO de Vinos de Madrid

Los viñedos de las Bodegas la Casa de Monroy, se encuentran entre la frontera de Madrid y Toledo, en el encantador pueblo de Villamanta. Sus vinos La Casa de Monroy y el Repiso están acogidos en la Denominación de Origen de Vinos de Madrid, de la subzona de Navalcarnero.

Poco a poco los viñedos de Madrid se van recuperando del abandono con proyectos como el de La Casa de Monroy, que desde 1886 son fieles a la tradición aplicando medios ancestrales de elaboración de sus vinos junto con la más moderna innovación tecnológica. Llevan unos 12 años de duro trabajo y dedicación exclusiva a recuperar las viñas viejas y a formar nuevas. Pero, de este modo, hoy en día, han conseguido una colección de viñas viejas de garnacha de las que se sienten realmente orgullosos. Completando estos viejos viñedos, algunos de los cuales fueron plantados al comienzo del siglo XX, cultivan otras variedades como tempranillo y cabernet sauvignon.  Además en el viñedo cuidan hasta el mínimo detalle. Cada planta y cada brote deben ocupar su lugar.

Para la elaboración de sus vinos seleccionan en cada cosecha las mejores uvas (alrededor del 10% de su producción total). La producción se vende íntegramente a la prestigiosa bodega madrileña Vinos Jeromín.
La Casa de Monroy al no contar todavía con una bodega moderna, porque lo primero era recuperar las viñas, colabora muy estrechamente con ellos, han llegado a un acuerdo  para la elaboración de sus excelentes caldos concretamente con su enólogo D. Manuel Martínez, y poco a poco construirán una nueva bodega.

Las viñas de la Casa de Monroy se ubican en suelos arenosos entre vegas y campiñas rodeadas de encimas, jaras, lavandas, romeros, tomillos donde rapaces y conejos se pasean libremente. Estos últimos con mayor libertad de la deseada ya que se están convirtiendo en una seria amenaza para la supervivencia de los viejos viñedos.
Desde su viñedo Vía “El repiso” se divisa la Sierra de Gredos y la Bola del Mundo. De esta finca se seleccionan las uvas de Tempranillo procedente de Zamora (Clon Tinto de Toro) de mayor calidad que da mayores parámetros en color, aromas, azúcares y polifenoles, para elaborar el vino de guarda del que adopta su nombre – Crianza El Repiso– al que se le añade lo que ellos llaman “ el ensamblaje perfecto” de uvas Cabernet Sauvignon y una golosa y frutal Garnacha de viñas viejas.

Quedaros con el nombre de uno de sus propietarios, vinicultor y enólogo Gonzalo Lozano Gurumeta porque en un futuro muy cercano dará mucho que hablar, en lo que se refiere a sus elaborados vinos de alta calidad –   recientemente ha sido nombrado enólogo promesa por la prestigiosa revista Enólogos-. El resto del equipo lo conforman D. Luis Manuel Lozano (Presiente y propietario ), Nacho Lozano
(responsable comercial y de marketing) y Carlos Álvarez (viticultor y economista).

Este fin de semana pasado tuvimos la suerte de visitar sus vides y de contar con su compañía durante el recorrido a sus viñedos, Gonzalo nos comentó que saben esperar y que vendimían solo cuando las uvas están plenamente maduras de tal manera que expresan todas sus características y las de su entorno. “Nuestro objetivo es obtener vinos de alta expresión muy intensos en nariz, ricos en fruta y al mismo tiempo complejos. En boca deben ser largos y redondos al tiempo que frescos y bien estructurados.” En cuanto a la elaboración de sus vinos, nos indica que ellos están acostumbrado a los vinos tradicionales y francos de Garnacha que es como se elaboraban antaño en Madrid. Con los nuevos vinos de El Repiso y el de Selección de Garnachas Viejas quieren conservar este espíritu de vinos naturales de Garnacha y mejorarlos en finura, complejidad, color, frescura y equilibrio. “Son Vinos que siguen invitando a la conversación y al disfrute en esas comidas largas y sin prisa con los amigos”.

Terminado el recorrido por sus viñedos, Gonzalo Lozano nos ofreció una cata de sus vinos.  En primer lugar probamos el vino La casa de Monroy Garnacha selección viñas viejas 2009 de variedades: garnacha 95% y syrah 5% que proceden de una selección de sus mejores viñedos viejos de más de 60 años. De las fincas Vía zanjas, Los Montes el Portillo y el Tejar.

Tiene un encubado de larga duración con maceración postfermentativa. Fermanetación alcohólica y maloláctica bajo condiciones controladas. Con una estancia en barrica especial de roble francés de 3 meses.

De un color limpio, vivo y brillante. Rojo picota con reflejos violáceos. Lágrima patente y coloreada. Intensidad media -alta- . Nariz: limpia, fresca, muy intensa y elegante. En esta añada la presencia frutal es más marcada que en las anteriores y con predominio de grosellas, frambuesas y cerezas, pero también está acompañada de notas florales, violetas, balsámicas y de sotobosque, romero, jaras, tomillo, lavanda, junto con la sutil y cremosa presencia de la barrica. En boca se expresa largo, suave y redondo. Muy sabroso y lleno de fruta. Acidez equilibrada. Taninos redondos y carácter goloso con cierto recuerdo al final de sales.

Desde las Bodegas de La Casa Monroy recomiendan decantar 15 minutos antes de degustarlo, servir entre 15 a 16ºC y maridar con guisos, carrilleras de ternera, carnes a la brasa, carnes de caza y legumbres. Nosotros añadiríamos que puede combinar bien con un pargo a la sal.

Luego catamos su excelente vino de autor y alta expresión El Repiso 2009 ( que ha obtenido el premio al mejor Vino Revelación 2012 de los premios 11 Magníficos). Nosotros después de catar este magnifico vino lo acompañamos con un asado de cabrito.

El repiso 2009 contiene un 70% de uva Tempranillo, 20% de Cabernet Sauvignon y 10 % de Garnacha procedente de viñas viejas de más de 60 años.

Se vendimia de forma manual seleccionando las mejores uvas. La elaboración de este vino de guarda consiste en vinificar cada variedad por separado unos 8000 litros siguiendo un protocolo diferente. El encubado, en todos los casos es de la larga duración con maceración ostfermentativa. Fermentaciópn alcohólica y malolática bajo condiciones controladas. Su estancia en barrica de roble es de 15 meses en barricas de roble frances y americano de 225 litros.

Con color de aspecto limpio, vino y brillante, conserva un profundo color rojo picota, con alta concentración de color. Nariz es un vino limpio y fresco, de intensidad alta, complejo y repleto de una amplia gama de aromas y matices varietales. Fruta muy presente y perfectamente acompañada por una barrica elegante y cremosa. Boca intenso y concentrado. Sabroso y frutusos. Vino poderoso, de sólida estructura y acidez muy bien preservada. Taninos maduros y redondos. Largo, aterciopelado y persistente, con cierto gusto a chocolate con leche.

Las Bodegas de la Casa de Monroy aconseja decantar unos 20 minutos antes de servir (aunque a nosotros nos gustó más directamente de la botella) a una temperatura de 16 a 17º C para maridar con guisos, quesos fuertes, carnes rojas, carnes de caza y asados. Nosotros añadiríamos que puede combinar bien con Canelones de carne y frutos secos con salsa de chocolate y otra combinación con el famoso plato de Chipirones Don Pelayo sobre pasta rellena de espinacas y queso fresco.

Una curiosidad que no se nos quiere escapar, es que en la contra-etiqueta hay unos pequeños comentarios de Nacho que derrochan simpatía, y que cambiarán cada año con una pequeña nueva historia del enologo D. Manuel Martinez y de Gonzalo como aportando más alma, si cabe, a estos grandes Vinos de Madrid.

Pero la mejor manera de entender sus vinos es a través de un recorrido por la finca que os recomendamos 100% a 45 minutos de Madrid. Aquí podéis encontrar más información para visitar la bodega Casa Monroy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *